Consideraciones a la hora de contratar un depósito a plazo fijo

Los depósitos a plazo fijo son una excelente manera de sacar provecho de los ahorros. Se trata de una operación financiera mediante la que el contratante recibe una rentabilidad financiera a cambio de tener inmovilizado una cantidad de dinero durante un tiempo determinado. Esta rentabilidad puede ser en forma de dinero o en especie. Es, en resumen, una manera fácil de obtener rentabilidad de nuestros ahorros de una manera más segura que las operaciones más arriesgadas como la inversión en Bolsa.

A la hora de contratar un depósito no podemos decir que haya unos mejores plazos fijos que otros, sino que el mejor plazo fijo será aquel  que mejor se adecue a nuestras necesidades o perfil. En cualquier caso, a la hora de contratar este tipo de productos financieros siempre deberemos tener en cuenta algunos detalles.

Así, es importante que conozcamos cuál es la inversión mínima necesaria, ya que durante el tiempo que dure el depósito no podremos disponer libremente de ese dinero. La cifra suele oscilar entre 6.000 y 30.000 euros.

La mejor referencia para conocer la rentabilidad de nuestro depósito es el TAE (Tasa Anual Equivalente). En general, el tipo de interés supera el ofrecido por otras cuentas corrientes o de ahorro.  La liquidación de intereses puede ser mensual, anual o trimestral.

También debemos conocer el plazo de vencimiento determinado y valorar su duración. Este puede ser a 1 mes, 3, 6, 12, 24 y 36 meses, aunque algunas entidades ofrecen periodicidades más personificadas. Por lo general, el depósito no se puede cancelar antes de la fecha establecida. Sin embargo, es posible si el contrato así lo expresa, retirar el dinero de manera anticipada.  En cualquier caso, es habitual que la entidad financiera aplique una comisión sobre los intereses generados por el depósito si cancelamos el mismo antes de tiempo.

También es habitual que en el contrato se establezca una cláusula por la que, una vez llegada la fecha de vencimiento, el depósito se prorrogue de manera automática. Por ello, debemos comunicar  por escrito a la entidad nuestra  voluntad de no prorrogar el depósito a su vencimiento si no queremos seguir con el depósito.




Autor: | Categoría(s): Economía
Etiqueta(s): , , , ,

Escribir un comentario


NOTE - You can use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>